Connection Information

To perform the requested action, WordPress needs to access your web server. Please enter your FTP credentials to proceed. If you do not remember your credentials, you should contact your web host.

Connection Type

Patrono dos Notários – Quem será?

 em Diversos

Às margens do Rio Douro, em Portugal, a cidade do Porto oferece paisagens inesquecíveis. A Torre dos Clérigos do alto permite uma panorâmica visão do belo lugar. No Porto visitamos a ponte D. Luís I, o Palácio da Bolsa, a Ribeira, as companhias de vinho do porto da vizinha Vila Nova de Gaia, a Igreja de São Francisco com as suas catacumbas e, dentro destas, encontramos a imagem de Santo Ivo de Tréguier, patrono dos advogados, juízes, promotores, professores e estudantes de direito, e que seria também de nós, tabeliães1, na igreja católica (veja a foto).

Dom Ivo Lorscheiter2 disse:
“Quase todas as Profissões têm o seu Padroeiro Celeste, que lhes é modelo e intercessor. Assim São Pedro é Patrono dos Pescadores, São José dos Marceneiros, São Lucas dos Médicos, Santa Cecília dos Músicos, São Cristóvão dos Motoristas, Santo Isidoro dos Agricultores, Santa Bárbara dos Mineradores, São Francisco de Sales dos Escritores e Jornalistas, Santa Clara dos Profissionais de Televisão, São Martinho de Tours dos Barbeiros. E Santo Ivo de Tréguier é o Padroeiro dos Advogados, Promotores, Juízes, Professores e Estudantes de Direito. Nasceu ele na região francesa da Bretanha, aos 17 de outubro de 1.253, fez estudos em Paris e Orléans e tornou-se Juiz e Advogado em sua terra natal. Mais tarde, foi ordenado Sacerdote, acumulando exemplarmente todas essas atividades. Com austeras penitências e incansáveis trabalhos, esgotou suas energias físicas, vindo a falecer aos 19 de maio de 1.303. O povo católico, especialmente os Advogados, logo o aclamaram como seu Padroeiro, realizando anualmente uma grande festa em sua honra, na cidade de Tréguier, no dia 19 de maio. Sua devoção se espalhou rapidamente pela França e por outros países da Europa e da América . No Brasil, existe uma Paróquia de Santo Ivo na cidade de São Paulo. Em Santa Maria, temos uma Capela em sua honra, na Cripta do Santuário-Basílica da Medianeira de Todas as Graças, onde se guarda uma Relíquia do seu Corpo, aliás a única existente no Brasil. Um exímio sentido de Justiça, uma grande dedicação aos pobres, um inflamado ardor na defesa das causas que assumia, a elaboração do primeiro Decálogo dos Advogados – eis as razões que fizeram dele o Modelo e Patrono dos Advogados e Juízes do mundo inteiro.”
Vale consultar, ainda, sobre Santo Ivo de Tréguier, o sítio http://www.patrocinio.org.ar/Areas/Asocial/Juridico/IvoBiog.asp.

A oração a Santo Ivo de Tréguier é a seguinte3:

San Ivo, que mientras viviste entre nosotros
fuiste el abogado de los pobres,
el defensor de las viudas y de los huérfanos,
la Providencia de todos los necesitados.
Escucha hoy nuestra oración!

Alcánzanos amar la justicia como tu la amaste,
haz que sepamos defender nuestros derechos
sin causar perjuicio a los demás,
buscando ante todo la reconciliación y la paz.

Suscita defensores que aboguen la causa del
oprimido para que la justicia se realice en el amor.
Danos un corazón de pobre, capaz de resistir a
la atracción de las riquezas,
capaz de compadecerse de la miseria de los otros
y de compartir.

Tú, el modelo de sacerdotes,
que recorrías tu país
conmoviendo a las muchedumbres
por el fuego de tu palabra
y el resplandor de tu vida,
obtén para nuestra patria
los sacerdotes que necesita!

San Ivo, ruega por nosotros!
Ruega por aquellos que nosotros queremos
y ruega por aquellos que nos cuesta querer!

Amén.

Mas também informações há, na rede mundial de computadores, que o padroeiro dos notários seria São Ginés de Arlés.

Confira4:

“Arlés es una ciudad francesa ubicada en las Bocas del Ródano, el viejo río que nace en Suiza, tras los Alpes, y cruzando el lago Lemán, baña un sinnúmero de pueblos y ciudades, entre las que se destacan la culta Lyon y Aviñón, la antigua sede temporaria del papado romano. El incansable Ródano recorre más de 800 kilómetros para concluir, en complicado delta, en las aguas del mediterráneo, el espejo de leyenda franqueado por las columnas de Hércules, que supiera de las caricias de las naves colonizadoras de griegos, fenicios y cartagineses.
Precisamente, Arlés nació como colonia griega y siguiendo el proceso de la cultura de Occidente, vivió su periodo de dominación romana cuando era el principal poblado de la provincia de Provenza, tiempo del cual quedan aún los testimonios de sus seculares ruinas, como el anfiteatro también conocido por la Arena donde siglos después fuera hallada la estatuilla llamada La Venus de Arlés, el Teatro, el acueducto de barbegal y las termas. Arlés, en la cuarta centuria del cristianismo, fue Sede de los concilios de los años 314 y 353, lo que habla de su aquilatado predicamento religioso.
Allí nació, en los albores del siglo V, el sensible Ginés, quién desde muy joven adoptó la profesión de notario, oficio que asumió con responsabilidad y decidida vocación de servicio.
Cuenta la tradición que los tribunales de Arlés, supieron de su trajinar en el diligenciamiento de los papeles y expedientes, celoso en el cumplimiento del arte notarial, todo un distingo moral para el concepto ético de la época. Se trataba de una fina personalidad afanada en el ejercicio de preciosas virtudes humanas. UN HOMBRE JUSTO. Dice la hagiografía, es decir la historia de los santos, que cierta vez un juez le ordenó que escribiese una provisión cuyo contenido mandaba que todos los cristianos, sin distinciones, fuesen inmediatamente muertos en cualquier lugar donde se los encontrase. Tamaña resolución impacto en el espíritu de Ginés, quien aunque miraba con simpatía a los seguidores de Cristo, no participaba decididamente de su culto. Su respeto por la persona del prójimo lo conmovió, al punto que ganado por una súbita indignación, sin poder contenerse, arrojó a los pies del magistrado los instrumentos de su oficio -el papel, el sello y la péndola- que siempre llevaba consigo. La delicadeza de su alma no podía soportar semejante crueldad, reñida con toda idea de justicia.
Desencajado y ante el evidente disgusto el juez, abandonó el lugar. Sin tardar fue perseguido por oficiales romanos, con la indicación terminante de darle muerte. Ginés embargado ya por los sentimientos cristianos, se dirigió de inmediato en busca del obispo para que le bautizase y poder así enfrentar con la posesión sacramental de los atributos de la fe el terrible momento que le acuciaba. Sin embargo y por causas que no han llegado hasta nosotros, el obispo no quiso darle las aguas bautismales, pero le advirtió que muriendo por Cristo alcanzaría la vida eterna, tal es la trascendencia que se le ha dado siempre al holocausto por martirio.
Con la premura de la angustia, Ginés eligió la otra orilla del Ródano como sitio de refugio y hacia allí se encaminó. Pero pronto lo localizaron los esbirros del Juez, quienes lo asesinaron sin preámbulos, dejando su cuerpo tendido en el suelo, bautizado ya por obra y gracia de su sangre derramada.
Una vez retirados sus matadores, se acercaron algunos cristianos, quienes alzaron sus despojos y los transportaron nuevamente a la ribera opuesta del río, donde le dieron sepultura en su reciente condición de fiel a Cristo testimoniada por el martirio, muy probablemente en el cementerio de Alyscamps, cuyos relictos todavía pueden observarse. Ginés de Arlés, notario cristiano, murió dando fe de su fe, el 25 de agosto del año 430.
En 1788, los escribanos de número de la ciudad y puerto de Santa María de los Buenos Aires, por escritura pública crearon, colocándose bajo la protección del Santo un “arca” con el propósito de reunir fondos para afrontar “los agravios que se puedan inferir” y como modo de prevención ante las contingencias de la vida.
El acta dispone la fundación de la Hermandad de San Ginés de Arlés, con fondos de los derechos de “comprobaciones”, que deberían guardarse en una “arca grande” con tres llaves, cada una en poder de un escribano diferente. La Hermandad de San Ginés obtuvo un altar lateral de la Iglesia Catedral, donde por lo general un sacerdote hijo de escribano oficiaba la Santa Misa en festividades especiales, entre ellas el día del Santo Protector.
La Hermandad de San Ginés de Arlés fue el primer antecedente de colegiación notarial en el actual territorio argentino”.5
Outras pesquisas levaram a informações que seriam São Marcos e São Lucas os patronos dos notários6.
Quem efetivamente seria o patrono dos tabeliães?  O certo é que não estamos desprotegidos!

Teresópolis, 11 de agosto de 2.014.

              EDUARDO PACHECO RIBEIRO DE SOUZA
Titular do 2º Ofício de Teresópolis – R.J.

 1 http://paideamor.com.br/santos/santo_ivo.htm, acesso em 11/08/2014.
 2 http://www.arazao.com.br/redacao/edicao_de_hoje/opiniao.html, acesso em 15/02/2.007.
 3 http://www.patrocinio.org.ar/Areas/ASocial/Juridico/IvoOracion.asp, acesso em 15/02/2.007.
 4  http://www.escribahia.org/arles.htm, acesso em 16/02/2.007.
 5  Artigo de Carlos A. Ighina, publicado em “El Notario” – ano 1 – Nº2 – maio de 1.999, revista editada pelo Colegio de Escribanos de la Provincia de Cordoba – Argentina.
 6  http://www.freewebs.com/templopazyjusticia/santos.htm, São Marcos Evangelista;
http://www.cledir.hpg.ig.com.br/santos.htm, São Lucas, pela tradição popular, e São Marcos; e
http://www.psleo.com.br/santos_profiss.htm, São Marcos, todos acessos em 16/02/2.007.
 

Últimos posts

Deixe um comentário

Comece a digitar e pressione Enter para buscar